Páginas vistas en total

viernes, 15 de junio de 2018

Espigüete, canal Oeste y esquí corredor Norte

El Espigüete es, junto con el Curavacas, una de las montañas más emblemáticas de la montaña palentina. Su silueta escarpada, así como las enormes dimensiones que le otorgan el relativo aislamiento que presenta, hace que sea uno de los picos más atractivos a la vista de cualquier montañero. Sus líneas verticales ofrecen rutas de ascenso y escalada por todas sus vertientes, siendo una montaña entretenida de ascender tanto en verano como en la epoca invernal.
También en la primavera, cuando la nieve se ha retirado de su vertiente meridional, es posible encontrar ascensos en los que utilizar crampones y piolets, así como la posibilidad de descender esquiando por el corredor norte
Atardecer sobre la cara oeste del Espigüete

La canal Oeste, es una de las vías menos repetidas en parte por exigir un poco más de aproximación que otras rutas de similar dificultad. En verano le dan una dificultad de PD, teniendo que superar varias resaltes  o bloques de II o III grado de dificultad.
Con nieve se forma una canal con algún resalte más o menos entretenido según la cantidad de nieve que llene el corredor. La pendiente media serán unos 45º, teniendo los resaltes 60 0 70º según la nieve que haya. En la pared de la derecha podemos encontrar algún parabolt y no es dificil de proteger con fisureros o friends.
La entrada está situada en la parte izquierda de la pared encontrando las máximas dificultades en los primeros metros que superan el zócalo vertical que recorre la base de la cara oeste de la montaña. En la parte superior el terreno se abre terminando la vía en la bonita arista que nos lleva a la cumbre.
Dejamos el coche en el aparcamiento de Pinollano al pie de la arista este. Bordearemos por el norte la montaña hasta la vertiente opuesta, utilizando el camino que lleva a la cascada de Mazobre
Vertiente y corredor Noreste 

La canal Oeste, es una de las vías menos repetidas en parte por exigir un poco más de aproximación que otras rutas de similar dificultad. En verano le dan una dificultad de PD, teniendo que superar varias resaltes  o bloques de II o III grado de dificultad.
Con nieve se forma una canal con algún resalte más o menos entretenido según la cantidad de nieve que llene el corredor.
Está situada en la parte izquierda de la pared encontrando las máximas dificultades en los primeros metros que superan el zócalo vertical que recorre la base de la cara oeste de la montaña. La parte superior el terreno se abre terminando la vía en la bonita arista que nos lleva a la cumbre. De la base a la cima saldrán alrededor de 400 metros
Dejamos el coche en el aparcamiento de Pinollano (1341 m) al pie de la arista este. Comenzamos la aproximaciónbordeando por el norte la montaña hasta la vertiente opuesta, utilizando el camino que lleva a la cascada de Mazobre.
Porteamos los esquís siguiendo el camino hasta agotarlo. Continuamos dirección oeste hacia el collado de Arra. A la altura del circo Norte comienza la nieve y nos calzamos las tablas.
Circo Norte

Nos elevamos dejando a nuestra izquierda el corredor y el circo norte del Espigüete. Nieve blanda a estas alturas de la temporada.

Al alcanzar el collado de Arra (1991 m) la nieve desaparece. Ahora pasamos a la vertiente opueste y caminamos sobre canchales hacia el sur en busca de la entrada de la canal.



La canal comienza en un pasillo característico y que hay que identificar según estamos acercándonos desde el collado.

Avanzamos por pendientes de unos 45º apareciendo algún pasaje estrecho

Según vamos ascendiendo aparecen varios resaltes. Alguno como el que tenemos a continuación algo escaso de nieve y más vertical. De llevar la cuerda es el momento de sacarla.

Superando el paso más entretenido del día.

A partir de aquí salimos de la canal y el terreno se abre en una pala inclinada. Seguimos hacia arriba en busca de la arista.

Superamos una corta canalilla más vertical y a su fin vemos ya la arista cimera
Salimos por la estrecha línea de nieve de la derecha.



La arista la encontramos muy bonita con algo de cornisa a ambos lados de la misma.

Y caminando por la misma alcanzamos hacia el este el punto más alto del Espigüete, 2450 m.

Podemos salir de la cima con cuidado con los esquís puestos siempre que la nieve esté transformada y lo veamos seguro, ya que puede ser expuesto según las condiciones de la misma. Al llegar al collado donde van a dar la salida del corredor norte y la vía normal de la cara sur, esquiamos hacia el norte habiendo testado antes el estado de la nieve en esta vertiente. Hago hincapié en este aspecto ya que de estar helada y caer aquí, apareceremos 500 metros más abajo en el circo Norte. Es la zona de esquiar más comprometida.
Por contra si la encontramos transformada, como en nuestro caso, nos deslizamos desde el collado con tendencia al este (derecha según bajamos) en busca del embudo (estrechamiento característico del corredor Norte).
En la zona del embudo, frente al Espolón Norte del Espigüete.

Tras pasarlo disfrutamos del extenso canalón que supone este corredor, donde la nieve aguanta bien hasta final de temporada.

Esquiamos entre grandes coladas de nieve primavera hasta llegar a las inmediaciones del camino, justo en frente de la cascada de Mazobre por donde aproximamos por la mañana. Una vez en el mismo, solo lo tendremos que seguir unos 3 km hacia el este hasta llegar de nuevo al aparcamiento de Pinollano.

Mapa del recorrido 


miércoles, 9 de mayo de 2018

Torre del Friero, canal Estrecha. Dif. 1000 m, 80º máx.

Esta actividad quizá sea la clásica invernal por excelencia de los Picos de Europa. La canal estrecha del Friero, es un corredor angosto y profundo que surca la vertiente norte de esta torre casi hasta la cima. Mil metros de desnivel desde el arranque hasta la cumbre, de los cuales 800 son de corredor. Dicen que es la canal más larga de España. Ésto unido a lo entretenido de su ascensión y a la fascinante imagen que ofrece desde Jermoso o desde las cumbres que circundan el hoyo del Llambrión, hace que sea una escalada deseada por multitud de montañeros temporada tras temporada.
Croquis de la ascensión vista desde la Torre Jermosa. Foto de Pablo Sedano

La primera ascensión corre a cargo de Pedro Marcos Fierro y Juan José Iglesias Arrieta el 5 de marzo de 1977 y la salida directa la realizan Gonzalo Suárez Pomeda, Juan José Iglesias y Santiago Álvarez el 6 de marzo de 1979.
La dificultad de este formidable corredor es muy variable dependiendo de la cantidad de nieve que acumule y del estado de ésta. Son las grandes coladas que lo recorren después de las nevadas las que rellenan el mismo y lo ponen en condiciones de ser escalado. 
La mejor época para atacarlo suele ser entre marzo y mayo, con lo que conviene ser paciente y dejar que avance la temporada.
Se pueden diferenciar cuatro tramos en esta ascensión. La entrada, donde aparecen los primeros obstáculos. Una segunda zona amplia y sin apenas dificultades. Luego estaría el tramo de salida donde se concentran la mayoría de los pasos y  una cuarta  parte que serían las palas finales que nos llevan a la cumbre desde el hombro. Este último tramo, se puede evitar si se nos ha echado el tiempo encima, estamos cansados o si el sol ha ablandado demasiado la nieve exponiendo el acceso a cumbre.
El descenso se hace desde el hombro hasta la vega de Asotín por las palas suaves que caen hacia la izquierda (norte). Cuando acaba la nieve, un salto impide llegar a la vega existiendo una instalación de rapel emplazado en un puente de roca con cordinos y maillón que nos deja en el suelo (30 metros).
Recorrido sobre el mapa del IGN

La Torre del Friero se levanta sobre el valle de Valdeón, al sur de los Urrieles, teniendo  acceso en coche hasta el pueblo de Cordiñanes (860 m) donde comenzaremos a andar.  La aproximación hasta la cara norte no es muy larga, alrededor de hora y pico o dos horas. No es aconsejable comenzar la escalada más alla de las 7, así que hay que madrugar. Nosotros en el valle, nos quedamos a dormir en la Ardilla Real, en Santa Marina de Valdeón.

Salimos de Cordiñanes a las cinco de la mañana por la senda señalizada que lleva a Collado Jermoso. El camino discurre en su comienzo por una zona aérea tallada en la pared -la rienda- hasta meternos en el hayedo que nos deja en la vega de Asotín. Esta zona no está de más conocerla ya que, a pesar de las marcas, te puedes despistar al pasar de noche.
El comienzo de la senda está señalizado en la parte alta de Cordiñanes

Una vez terminado el hayedo, la vega se abre y la atravesamos hasta el fondo dejando a la izquierda el camino que sube a Jermoso.
Vega de Asotín

Pasamos la primera canal que vemos, (canal Ancha) y paramos a ponernos el material a los pies del característico callejón que marca el comienzo de la vía. 
En primavera, lo normal es que la nieve comience a esta altura más o menos.
Superamos el cono de deyección (40º) y nos adentramos en ella. 
Entrada de la canal Estrecha del Friero

Se encajona, ganamos algo de pendiente y avanzamos fácil hasta la primera dificultad, el primer resalte. Este temprano obstáculo marca muchas veces esta escalada. Si está escaso de nieve, puede echar atrás a las cordadas al ser bastante complejo superarlo. De lograrlo, lo normal es salir por arriba. 
Nosotros lo encontramos abierto y con la nieve muy blanda haciendo prácticamente inútiles nuestras herramientas. Con tiento y pegados a la izquierda, lo pasamos.  Se monta reunión unos 5 metros por encima a la derecha sobre dos clavos con una cinta. Fue el paso más expuesto que encontramos en todo el recorrido.
Primer resalte

Después la canal se estrecha en un tramo muy bonito (45º) llegando a una zona de unos 4 metros en roca, sin nada de nieve. El único pasaje seco que encontramos. 
Continuamos ganando metros, la nieve no está muy buena pero tenemos huella.

Disfrutando en los tramos encajonados del primer tercio

Llegamos a una zona en la que la canal tiende a la derecha y ensancha (40º). Es una zona fácil y cómoda. 

A su término, se encajona de nuevo hacia la izquierda aumentando de nuevo la pendiente (50º). Es la última parte del corredor.
Un pequeño bloque  nos corta el paso. Un apoyo a la derecha para el pie y hielo por encima es suficiente para superarlo. 

Ya vemos al fondo el gran bloque empotrado, paso característico de la vía. Pero antes de llegar a él, otro pequeño resalte con hielo quebradizo nos hace disfrutar. 

Llegamos así al gran bloque, que está abierto y lo pasamos de sobra por debajo. La salida de este túnel se pone bastante vertical unos 80º. En caso de estar taponado por la nieve, se supera por su derecha. 










Nada más pasarlo el terreno tumba de nuevo a 45º y ya vemos el sol por encima anunciando el final de la escalada.

Pero antes debemos superar otro par de resaltes, casi contíguos, antes de alcanzar el hombro. Progresamos por el estrecho tramo hasta un bloque alargado que nos corta el avance. En su base un cordino nos vale para asegurar el paso. Sin buenos pies buscamos afianzar bien los piolets en el poco hielo que aflora encima y rebasarlo. 
Últimas dificultades

El segundo resalte es muy parecido en dificultad y tiene algo de fisura en su base donde emplazar algún seguro. 

Encima de ellos a unos seis metros, encontramos dos clavos en la pared de la izquierda donde asegurar al compañero. 

Ya estamos casi en el hombro que alcanzamos por pendientes de 45º con las rocas aflorando.
Desde el mismo vemos a la izquierda las palas de descenso y el collado de Chavida casi a nuestra altura. Pero la nieve está estable y tenemos muy buena huella así que tiramos hasta la cumbre que está unos 200 metros por encima. Primero hacemos un vadeo a la derecha hasta coger la pala que nos llevará a la arista cimera.
Desde el hombro avanzamos a media ladera a coger las palas que caen bajo la cumbre.

Rafa recorriendo los últimos metros de la arista cimera. Al fondo destacan la Torre de la Palanca y la Torre de la Celada

Cumbre de la Torre del Friero 2445 m.




Descendemos de nuevo hasta el hombro y a continuación por las suaves pendientes que a la izquierda (norte) llegan hasta la vega de Asotín. Bajamos por ellas con tendencia hacia la derecha, en dirección a la parte superior de la vega, dónde encontramos la instalación de rápel (30 metros) que nos deja en el suelo como hemos indicado antes.

Otra opción de descenso más cómoda y corta sería dirigirnos desde el hombro hasta el collado de Chavida y bajar hacia el sur por la canal homónima hasta la marcada curva de Cañabedo en la carretera que baja a Santa Marina de Valdeón. Pero para esto necesitamos dos coches y dejar uno aquí la tarde anterior para regresar a Cordiñanes.

Puedes descargarte aquí el track de la actividad

Actividad, sin duda, de las imprescindibles en Picos de Europa. Corredor de los que te hacen disfrutar desde el minuto uno hasta el final. Largo, elegante y atemporal

Mayo de 2018


sábado, 7 de abril de 2018

Pico Lobo. Esquí de travesía, ruta circular desde la Pinilla.

Ruta circular en esquís en las inmediaciones de la estación invernal de la Pinilla, en Segovia, en la que subimos al Pico Lobo y al alto Cervunal. Esquiamos dos valles al sur, el del río Berbedillo y el del Pico Lobo, regresando al norte utiliando las pistas de la estación. 
El recorrido sale alrededor de 16 km y 1600 metros de desnivel.
Alto de la Mesa, Cervunal y Somosierra desde la cima del Pico Lobo

Mapa de la ruta 
Salimos del aparcamiento en dirección a la zona residencial dejando la estación a nuestra derecha. Seguimos el camino asfaltado y nada mas pasar una curva a la derecha nos fijamos como sale una pista ancha hacia la izquierda que nos mete en el bosque. La seguimos sin pérdida.
Fernando por la cómoda pista que gana metros por el bosque 

Subimos dirección este siguiendo el cómodo trazado que nos va a dejar en un collado  a 2015 m, entre el Cerro del Aventadero y las Peñuelas.
Llegando al collado con Riaza al fondo

En el collado giramos al sur hacia las Peñuelas, casi siempre venteado y helado
y damos vista a la norte de la Mesa 
Nada más pasar las Peñuelas tenemos el Pico Lobo frente a nosotros y a nuestra izquierda (sureste) se abre el amplio valle del río Berbedillo que esquiaremos a continuación.
Fernando y Torso con el Pico Lobo detrás. A la izquierda, tras ellos, se abre el valle que esquiaremos a continuación

Una pala estupenda. Abajo se forma un tubo muy divertido sobre el río y acaba ensanchando en un amplio llano.
Rafa disfrutando los primeros giros. 

Al terminar la bajada montamos focas y remontamos hacia el oeste a buscar el cordal que baja del Pico Lobo hacia el sur.
hay que salir a la izquierda de ese alto que es la Buitrera de los Lobos (2214 m)

Los últimos metros muy duros mejor con crampones.
Salimos a la cresta y remontamos hasta la cima del Pico Lobo 2274 m
Llegando a la cima con la Buitrera de los Lobos y el Cerrón al fondo

Desde la cumbre bajamos al collado que precede al cordal de la Mesa y pasamos ladeando por el sur estos picos.
Y a esquiar toda la pala sur del Pico Lobo. 
Hasta la zona plana que antes del Cerrón, que es ese monte del fondo.
Vista a la vuelta de la pala que acabamos de esquiar.

Hacemos la transición damos la vuelta para remontar con tendencia a nuestra izquierda
A ganar el lomo que, dirección sur, nos lleva al alto del Cervunal 
Una vez en el ya vemos la estación de la Pinilla debajo de nosotros a la derecha. Nos deslizamos hasta ella en una larga diagonal a buscar la pista de retorno que nos deja al pie de la estación
Excursión tranquila ascendiendo al monte más alto de esta sierra y en la que se esquían dos valles muy tendidos orientados al sur, con la posibilidad de volver al coche sin tocar las pistas, a la izquierda de la estación según bajas, en los años de mucha nieve.

Esta vuelta la di con Rafa Caballero y Fernando Becerril.
Marzo  2018